Buscar este blog

Cargando...

lunes, 13 de septiembre de 2010

Se venden órganos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ,señala que alrededor de 10% de los trasplantes realizados en el mundo obedecen a alguna forma de comercialización ilícita o son remunerados.

Esto lo explica un fenómeno denominado el turismo de órganos, donde personas de países industrializados o desarrollados van en busca de órganos a países en vía a desarrollo o tercer mundistas como lo son africa y afganistan por mencionar algunos, donde las condiciones económicas de la mayoría de los habitantes los lleva al extremo de hacer lo que sea para poder sobrevivir, así signifique vender sus órganos, o donde se acomoda la legislación para que los órganos que están disponibles legalmente lleguen a manos extranjeras.

Como señala Luc Noel, responsable de las cuestiones relativas a los trasplantes de la OMS “Mientras haya oferta habrá demanda”. No existe ninguna norma de carácter obligatorio en el ámbito de la ONU que establezca el principio de prohibir el lucro con la comercialización de cuerpos humanos o sus partes.

Pero la Asamblea Mundial de la Salud, órgano rector de la OMS, acordó en 1991 una serie de “principios guía sobre transplantes de órganos humanos”. Entre esos principios figura la prohibición de dar y recibir dinero o de cualquier transacción comercial en la materia, pero esa restricción no incluye los gastos por la recuperación, preservación y envío de los órganos.

También enfatizan en proteger a menores de edad y otros sectores vulnerables de la coerción o inducción impropia a donar órganos. Aunque no son de cumplimiento obligatorio, estos principios son ampliamente reconocidos y han sido incorporados a muchas normativas profesionales y leyes. La prohibición del lucro es también esencial para consolidar un sistema de donaciones, basado sobre el principio del altruismo, tanto de donantes vivos como de fallecidos, indica el estudio.

Sin embargo, según la asociación de consumidores FACUA, existen anuncios en la web con los precios de los órganos en España y Latinoamérica, lo cual hace que este sea un problema real y preocupante a nivel mundial.


domingo, 12 de septiembre de 2010

Opiniones de otras religiones o sectas

La religión católica no ha sido la única religión que se ha manifestado con respecto al tema de la donación de órganos, sino que las otras sectas religiosas también lo han hecho, es por eso que nos referiremos a las más importantes de ellas y su posición con respecto al tema.

Adventistas del Séptimo Día: Fomentan con insistencia la donación y trasplante de órganos. Los Adventistas del Séptimo Día tienen muchos hospitales de trasplantes y creen que la decisión de donar es personal. 

Bautistas: Creen que la donación y el trasplante de órganos y tejidos son asuntos de conciencia personal. La denominación protestante más grande del país, la Convención Bautista Sureña, adoptó una resolución en 1988 que anima a los doctores a solicitar donaciones de órganos en circunstancias apropiadas.

Budistas: Creen que la donación de órganos es un asunto de conciencia individual. Según los líderes de la religión, no hay resolución escrita al efecto. Los líderes han dicho que honran a personas que donan su cuerpo y órganos al avance de la ciencia médica y para salvar vidas. Dilgo Khyentse Rimpoché explicó: “si no cabe ninguna duda de que la persona va a morir en pocos instantes, y ha expresado su deseo de donar sus órganos y tiene la mente llena de compasión, es correcto que le sean extraídos incluso antes de que el corazón cese de latir”.

Evangélicos Independientes y Conservadores: Generalmente no tienen oposición a la donación de órganos y tejidos. Cada Iglesia es independiente y cree que la decisión es del individuo. La donación de órganos bien puede considerarse un tema relacionado con las implicaciones de toda una sociedad y, como tal, frente a ella el pastor evangélico se pronuncia positivamente. No tiene entre otros prejuicios religiosos, aquél que les hace pensar a muchos cristianos que la Resurrección de los Muertos debe encontrarles con todos sus órganos en el cuerpo. “¿Acaso no van a resucitar también aquellos que murieron quemados o desmembrados por los peces en el mar?”. La fe de los evangélicos está por encima de consideraciones semejantes y, aunque considera que no hay mejor acto de amor que el que una madre puede hacer por un hijo dándole, si es necesario, un órgano, tampoco cree conveniente hacer demasiadas generalizaciones sobre el tema.

Islam: La Religión de Islam cree en el principio de salvar las vidas humanas. Sin embargo, en la realidad es bastante infrecuente la donación fundamentalmente por negativas basadas en factores culturales. Países islámicos como Turquía tienen legislación específica sobre la muerte encefálica y las donaciones desde fallecidos son relativamente frecuentes, mientras que en otros como Pakistán la donación de fallecidos se considera inaceptable.

Judaísmo: Enseña que salvar una vida humana es tan importante como mantener la santidad del cuerpo humano. Rabinos sostienen que si una persona tiene la oportunidad de donar un órgano para salvar una vida, está obligado a hacerlo. Esto es cierto aunque el donador nunca sepa a quién beneficiará. "Todos los actos encaminados a salvar una vida pueden estar permitidos", viene a decir la ley judía. Aún así, sus religiosos ortodoxos no aceptan el trasplante de órganos, aunque el Hadasa, centro científico de Jerusalén, haya adquirido renombre mundial precisamente especializándose en el trasplante epidérmico y de córnea. Excepto en el hospital religioso de Jerusalén, Shaare Tzedek, donde entre otros el trasplante renal se evita perfeccionando la diálisis e investigando en otras técnicas alternativas, en todos los hospitales de Israel se efectúan trasplantes.

Protestantes: Fomentan y animan a la donación de órganos. La fe respeta la conciencia personal y el derecho del individuo a tomar decisiones sobre su cuerpo. Las autoridades religiosas de las diferentes denominaciones que componen el protestantismo (anglicanos, luteranos, metodistas y reformistas) declaran que la donación de órganos permite una vida más abundante, reduce el dolor y el sufrimiento y es una expresión de vida en momentos de tragedia.

Testigos de Jehová: Creen que es un asunto de conciencia individual. Aunque al grupo muchas veces se le considera en oposición a los trasplantes por su tabú de la transfusión de la sangre, no se opone a la donación o recepción de órganos. Todos los órganos y tejidos, sin embargo, tienen que estar completamente vacíos de sangre antes del trasplante. El testigo de Jehová está en condición de donar riñones después de muerto o de recibirlos de un fallecido.

Posición de la religión católica con respecto a la donación de órganos

La iglesia Católica se encuentra en total aceptación de la donación de órganos siempre y cuando se dé dentro de un marco que cumpla con todos los requisitos éticos, jurídicos, básicos con fines terapéuticos, de manera que los católicos se encuentran en total disposición de ayudar en el tema de la donación de órganos.

Una obra de caridad muy actual es la donación de órganos para trasplantes. "La donación de órganos, después de la muerte, es un acto noble y meritorio, que debe ser alentado" (Catecismo de la Iglesia Católica nº 2301).

Donar el cadáver para que otra persona pueda recibir un órgano aprovechable es un gesto de amor que deberíamos hacer todos. Gino Concetti, en el Osservatore Romano, comúnmente conocido como "el periódico del Papa", 27 de Octubre de 1997, afirma: "la donación de órganos es sin duda un gesto de caridad heroica -explica el teólogo-. "Quien lo realiza se conforma más íntimamente a Cristo, que dio su vida en rescate por todos".

Si la donación es en vida, deben darse algunas condiciones (Catecismo de la Iglesia Católica nº 2296), primero, que el donante lo otorgue libre y responsablemente, después de haber sido suficientemente informado. Por otro lado, que las garantías de éxito sean proporcionales a los inconvenientes para el donante y por último, que el órgano sea doble o regenerable: como la sangre.

"Exceptuados los casos de prescripciones médicas, de orden estrictamente terapéutico, las amputaciones, mutilaciones o esterilizaciones directamente voluntarias de personas inocentes son contrarias a la ley moral" (Catecismo de la Iglesia Católica nº 2297).

Los que están considerando la donación y el trasplante de órganos o tejidos, muchas veces quieren saber si estas acciones son aceptadas en su religión. La conclusión principal es que la mayoría de las religiones apoyan la donación y el trasplante.

Según mencionó el Papa Juan Pablo II “cada órgano trasplantado tiene su origen en una disposición de gran valor ético: la decisión de dar sin contrapartidas parte de nuestro cuerpo para la salud y bienestar de otra persona”.

Las controversias morales relacionadas con la donación de órganos y las opiniones de los líderes religiosos se remontan sólo a la década de los años 50 del siglo XX, aunque alcanzaron su máximo nivel cuando el cirujano Christian Barnard realizó el primer trasplante de corazón en 1967.

Lógicamente los textos sagrados de las principales y más antiguas religiones nunca podían imaginar que la donación de órganos para trasplantes alcanzaran el desarrollo actual. Por ello, son los líderes religiosos en las últimas cuatro décadas los que han interpretado sus sagradas escrituras, reconociendo la mayoría, que la donación y los trasplantes no contravienen en absoluto el espíritu de sus reglas y mandamientos.



Colaboró: el Presbítero Rodolfo Murillo, párroco de la iglesia de Carrizal de Alajuela, especializado en Historia canónica del vaticano de Roma.

Mitos y Realidades acerca la donación


Alrededor de la donación de órganos existen muchos y diversos mitos y realidades, que no podemos dejar de mencionar en nuestro blog, es por esto que les contamos algunos de ellos.

Mito: Los trasplantes realmente no trabajan. Son experimentales.
Hecho: El Trasplante no es terapia experimental, es un procedimiento médico aceptado y el porcentaje de supervivencia es excelente.

Mito: La donación cuesta dinero.
Hecho: La familia del donante no incurre ningún gasto por la donación de órganos y tejidos.

Mito: La decisión de donar no tengo que compartirla con nadie.
Hecho: Al tomar la decisión de ser donante de órganos y tejidos y al compartirla con mi familia, me aseguro que se cumpla mi deseo.

Mito: La donación cuesta dinero.
Hecho: La familia del donante no incurre ningún gasto por la donación de órganos y tejidos.

Mito: La decisión de donar no tengo que compartirla con nadie.
Hecho: Al tomar la decisión de ser donante de órganos y tejidos y al compartirla con mi familia, me aseguro que se cumpla mi deseo

Mito: Personas Adineradas pueden comprar órganos. Esto no es justo.
Hecho: Es un crimen federal comprar o vender órganos. Las personas que están registradas en lista de espera son evaluadas a base de los siguientes requisitos: tipo de sangre, urgencia médica, tiempo en lista de espera y situación geográfica. No hay ninguna manera de adelantar este proceso o comprar un lugar en la lista.

Mito: Al expresar mi deseo de ser donante no recibiré la mejor atención médica cuando lo necesite.
Hecho: Los doctores que atienden a los pacientes a la hora de la muerte no tienen nada que ver con la donación o el trasplante de sus órganos y tejidos. Se hace todo esfuerzo para salvarle la vida al paciente antes de que la donación pueda ser considerada.

¡Mito o realidad!... lo mas importante es informarse adecuadamente sobre el tema para así poder tomar la decisión correcta.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Contra reloj

El proceso que conlleva la donación-ablación-implante, está signado por el factor tiempo, el cual es preciso, sobre todo pensando que los receptores de cada órgano están muchas veces en otras provincias o hospitales.

La cirugía para la obtención de órganos tiene dos fases:

• Una in situ que se practica en el donante,   llamada ablación o extracción.

• Otra ex situ (fuera del cuerpo del donante) que consiste en la preparación final del material, y se conoce como cirugía de banco.

Como ya hemos dicho, el donante presenta un estado de muerte cerebral, por lo cual se lo considera cadáver, y puede encontrarse en situación de parada cardiaca (a corazón parado), o estar siendo mantenido hemodinámicamente (a corazón latiente). Cuando ésta última situación es estable se practica la técnica clásica de extracción multiorgánica ,la cual permite la disección, canulación, perfusión y extracción reglada de los órganos.

Pero si existe el peligro, de parada cardiaca el equipo se ve obligado a practicar técnicas de extracción rápida.

El grupo de especialistas, está presidido por un coordinador de trasplantes. Su tarea es planificar el traslado de cada profesional necesario al lugar de la cirugía, coordinar la extracción y del traslado de los órganos según sus particularidades a los centros donde serán implantados.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Por qué las personas no están en disposición de donar sus órganos?

Consultamos a Lic. Álvaro Meoño Monge , acerca la negativa de las personas a no donar órganos. El nos comentó que bajo su ciriterio son pocas las personas que hoy en día puedan negarse a sumarse a tan noble causa.

Sin embargo, a lo largo de todo este tiempo en que don Alvaro y sus compañeros de la CCSS , se han percatado de que aún existen mitos que eventualmente podrían distorcinar esa información que circula y se retroalimenta en los medios, por lo cual es necesario realizar un proceso educativo continuo con el fin de educar y sensibilizar a las personas sobre la necesidad de órganos para trasplante.


" Muchas veces, es frecuente encontrar dramas telévisivos o fantasías cinematográficas, en las cuales se plantea el tema de forma muy general o bien apelan a viejas creencias para estimular el morbo de los televidentes, como por ejemplo el hacer creer que las personas donantes “se prolongan” en otras personas mediante un trasplante, lo cual es totalmente falso, ya que una parte no hace a una persona. Asimismo, ha ayudado importantemente que todas las religiones y credos se han manifestado a la donación de órganos, lo cual ha involcrado de lleno a estas instancias en promover la solidaridad y altruismo que conlleva a ayudar al prójimo desinteresadamente mediante la donación. " Mencionó Meoño.

Adicionó, que todos estos factores antes dichos, han permitido incoporar en nuestra cultura el tema de donación-trasplante. Sin embargo, es importante indicar que se debe mejorar la gestión para captar donantes, implementando sistemas de coordinación para la donación – trasplante en aras de mejorar la oferta de órganos para trasplante.

Se debe ser congruente con la sociedad: Sí tenemos una sociedad participativa debemos establecer los mecanismos por los cuales canalizar dicha participación en aras del desarrollo social, en especial de aquellas personas más vulnerables debido a su condición social, económica, de salud, etc. Actualmente, Costa Rica adolece de un sistema formal como el antes descrito, que permita el aprovechamiento de todos los posibles donantes. Esto es un reto para el futuro, ya que deberemos involucrar a muchos sectores de la sociedad para que finalmente se convierta en una realidad.



Fuente: Lic. Álvaro Meoño Monge, Trabajador Social del Centro de Trasplante Hepático y Cirugía Hepatobiliar de la Caja Costarricense del Seguro Social. Soy el encargado del área de Trabajo Social del Centro